Las becas de este Centro de Investigación de excelencia permitirán a los estudiantes desarrollar sus trabajos de título en temáticas sobre la calidad de aguas superficiales y subterráneas en el Choapa, y dar continuidad a un estudio sobre los factores relacionados con la presencia de pozos en Punitaqui.

Los estudiantes de último año de Ingeniería Civil Ambiental de la U. de La Serena, Nataly Díaz, Valeria Núñez y Matías Aguirre, fueron beneficiados por el Centro de Recursos Hídricos para la Agricultura y la Minería, CRHIAM (Centro de Excelencia en Investigación, Programa FONDAP de CONICYT), con una beca de apoyo económico para el desarrollo de sus memorias.

CRHIAM es financiado por el Fondo de Financiamiento de Centros de Investigación en Áreas Prioritarias de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica. Está liderado por la Universidad de Concepción y cuenta, además, con la participación de la Universidad de la Frontera y de la Universidad del Desarrollo, así como también con la colaboración de universidades líderes de EE.UU., Europa y Australia.

El académico del Departamento de Ingeniería de Minas de la ULS, Dr. Ricardo Oyarzún, señaló que “la primera etapa de CRHIAM se desarrolló entre 2013 y 2018. Actualmente está en curso la segunda etapa, instancia en la cual se me invitó a participar como investigador asociado. En ese sentido, se abrieron también las puertas a los estudiantes para participar formalmente con un centro de investigación de excelencia y desde ya formar sus redes de contacto”.

Por su parte, el Decano de la Facultad de Ingeniería de la U. de La Serena, Dr. Ing. Mauricio Godoy, agradeció el apoyo del académico a los estudiantes: “estamos muy orgullosos de la labor del profesor, así como también a los estudiantes, quienes se esforzaron mucho para conseguir esta beca y los instamos a seguir trabajando y desearles el mayor de los éxitos en sus talleres de títulos y extender mis felicitaciones a todo el equipo de trabajo”. 

La estudiante de Ingeniería Civil Ambiental y beneficiaria de la beca, Valeria Núñez, indicó que “estamos contentos de haber recibido este apoyo, en mi taller de título se está aplicando un método indirecto para evaluar la evolución del almacenamiento de aguas subterráneas en cuencas seleccionadas”.

Mientras que el alumno Matías Aguirre comento que su “memoria permitirá determinar cómo se relaciona la agricultura con la minería en la calidad de agua de la Cuenca del río Choapa”.

Nataly Díaz, también estudiante y beneficiaria de la beca, explicó que este apoyo es clave ya que le permitirá desarrollar un análisis de los factores que determinan la disponibilidad de las aguas subterráneas en la cuenca del Estero de Punitaqui.

Escrito por María José Barraza, Proyecto FIULS 2030

Share This